Primo Levi, escritor, químico, poeta y… judío veterano de Auschwitz. Sus libros y memorias sobre su experiencia durante el Holocausto son imprescindibles para poder comprender el horror de los campos de concentración.

Booktrailer de Primo Levi, adaptación ilustrada del paso de Levi por Auschwitz (@laotrah)

Primo Levi
Primo Levi

Primo Levi, escritor italiano de origen judío, pasó diez meses en un campo de concentración nazi. Fue testigo directo del horror de  Auschwitz. Lo sufrió en su propia piel. Sobrevivió al infierno y lo contó. Había que contarlo para que todos lo supiéramos. No bastaba con imaginarlo. Conocerlo era una herramienta esencial para evitarlo de nuevo. Por eso escribió Si esto es un hombre, una de las obras fundamentales del siglo XX, fiel relato del día a día en uno de los campos nazis, una guía imprescindible para conocer las atrocidades que allí se vivieron y poder interpretar lo que ocurrió ahí dentro.

Hasta que fue arrestado y deportado en diciembre de 1943, Primo Levi había sido niño de una familia judía en el Piamonte y, años después, estudiante de Ciencias Químicas y militante en la resistencia antifascista italiana.

Con apenas 24 años, decidió que era el momento de actuar. Ante la llegada del fascismo pensar que algo estaba mal no era suficiente, de modo que dirigió a las colinas y se unió a la Resistencia italiana para dejar atrás la mera oposición ideológica y pasar a la acción. Sin embargo, solo unos días después fue apresado. Su captura fue el principio del acontecimiento que cambió por completo su vida.

Durante el interrogatorio, y para evitar su muerte, se declaró italiano de raza judía, por lo que fue transportado a Fossoli, un campo de concentración para judíos a cargo de los alemanes. Desde allí, los judíos italianos eran transportados en trenes de carga a diferentes campos de concentración de Alemania y Polonia. De los sesenta italianos que viajaron en el tren junto con Primo Levi solo cuatro sobrevivieron a la experiencia. Así comenzaría el viaje al infierno de Primo Levi, que fue transportado al campo de Monowitz, perteneciente al complejo de Auschwitz, donde pasaría los 10 meses más terroríficos de su vida.

«El campo de concentración es una gran máquina para convertirnos en animales; que aun en este sitio se puede sobrevivir, y por ello se debe querer sobrevivir, para contarlo, para dar testimonio; y que para vivir es importante esforzarse por salvar al menos el esqueleto, la armazón, la forma de la civilización. Que somos esclavos, sin ningún derecho, expuestos a cualquier ataque, abocados a una muerte segura, pero que nos ha quedado una facultad y debemos defenderla con todo nuestro vigor porque es la última: la facultad de negar nuestro consentimiento.» Primo Levi

Este libro que ahora publica La otra h recorre, a través de textos e ilustraciones, en formato cómic, la vida del escritor, con una detallada cronología, para que los más jóvenes, y no tan jóvenes, aprendan qué fue el Holocausto y conozcan la experiencia en primera persona de uno de los supervivientes del infierno de Auschwitz, una página muy oscura de a historia del siglo XX. El cómic ofrece, además, una descripción ampliada de los personajes más significativos de su historia. 

Holocausto Auschwitz

Pocos meses antes de su muerte en 1987, Primo Levi conoce a los alumnos de la escuela primaria de Rignon en Turín, la misma a la que él asistió cuando era pequeño, en la misma ciudad en la que había nacido (y la misma en que murió) en 1919. «¿Sabéis, niños? Cuando tenía vuestra edad, me encantaban los números… Pero no podía imaginar que tendría que llevar uno en el brazo toda la vida». El suyo sería el 174.517, su número de prisionero.

A través de las paginas ilustradas por Matteo Mastragostino y Alessandro Ranghiasci, el lector acompaña a Levi durante los primeros días en la Resistencia Italiana, durante el cautiverio y el horror en el campo de concentración. Pero también nos muestran a un Levi adulto, mayor, que con el paso de los años aún continúa sufriendo por las experiencias vividas, pero ha aprendido a verlas desde una nueva perspectiva. Una perspectiva de enseñar, de reflexionar y comprender la naturaleza humana. De contar la historia para que no vuelva a repetirse.

«Estos son los hechos; funestos, inmundos y sustancialmente incomprensibles. ¿Por qué, cómo llegaron a producirse? ¿Se repetirán?» Primo Levi

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here