Filósofo y teólogo, personalidad inclasificable y controvertida, Søren Kierkegaard continúa siendo una referencia para casi todos los pensadores contemporáneos.

Søren Kierkegaard

Nace en Copenhaguen el 5 de mayo de 1813. El más pequeño de siete hermanos, Kierkegaard crece en una familia que le educa en un riguroso cristianismo luterano. Vivió justo en el desarrollo final de la guerra napoleónica, que causó una grave crisis económica y política en Dinamarca. Esta depresión propició el desarrollo de una excepcional época literaria en la historia de Dinamarca, de la que Kierkegaard formó parte con sus teorías de teología y filosofía existencialista.  Gran parte de su obra se centra en la condición de la existencia humana, en la libertad personal y la responsabilidad, en el individuo y la subjetividad, y especialmente en la desesperación y la angustia.

La enfermedad mortal, el manga (La otra h)

En su etapa de madurez destacan, entre otras, obras como El concepto de la angustia La enfermedad mortal o Tratado sobre la desesperación. Con una estrecha relación entre sí, estos títulos analizan sendas categorías existenciales –la angustia y la desesperación– que permiten al sujeto volverse hacia sí mismo y configurarse como un individuo auténtico. La adaptación al manga que ofrece La otra h del libro La enfermedad mortal se centra en el sufrimiento generado por la responsabilidad de ser uno mismo y constituye, sin lugar a dudas, uno de los grandes motivos por los que Kierkegaard es considerado padre del existencialismo.

Más de doscientos años después de su nacimiento, el significado de su obra continúa siendo un misterio, como si fuera imposible desentrañar su secreto. Sin embargo, sus textos continúan despertando interés, incluso en una sociedad descreída, atea y con una mirada contemporánea que no tiene mucho que ver con la vida dedicada a la teología que vivió Kierkegaard. Pero su interpretación de la vida continúa siendo universal, cercana a amplios sectores de la humanidad. La lectura de su obra bajo un nuevo prisma puede ayudarnos a descubrir verdades profundas y estables de la condición humana.

10 frases célebres de Søren Kierkegaard

Aquí os dejamos 10 frases que representan el pensamiento de Kierkegaard, un creyente tan universalmente reconocido como, en el fondo, profundamente desconocido.

  1. La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.
  2. La vida no es un problema a ser resuelto sino una realidad que debe ser experimentada.
  3. La mayoría de los hombres persiguen el placer con tal apresuramiento que, en su prisa, lo pasan de largo.
  4. Atreverse implica perder el equilibrio momentáneamente. No atreverse implica perderse a uno mismo.
  5. La única respuesta estratégicamente inteligente a los horrores de la vida es desafiarlos con la risa.
  6. Lo que me etiqueta, me niega.
  7. Es una sátira aterradora y un epigrama de la era moderna que el único uso que se le da a la soledad es convertirla en un castigo, una sentencia de cárcel.
  8. El ser humano es una síntesis de lo temporal y lo eterno, de lo finito y lo infinito.
  9. El tirano muere y su reino termina. El mártir muere y su reino comienza.
  10. Lo que me hace grande no es lo que me sucede, sino lo que hago con ello.

1 Comentario

  1. Admiro con agrado los pensamientos de estudiosos de diferentes disciplinas, filosóficas y otras que dejaron huella, pero no soy seguidor de pensamientos y pensadores intelectuales, porque mi convicción es que cada persona debe producir su interpretación de la vida o disciplina que le agrade. Todos los seres humanos debemos tener un sello de originalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here