El gran Gatsby está considerada como la gran novela americana. Hoy queremos profundizar un poco en el contexto histórico y las interpretaciones que se han hecho de ella. ¿Nos acompañáis? 😉
La novela se sitúa en Long Island, en 1922. Por lo tanto, el trasfondo de la obra comprende los llamados “felices años 20”. Fue una época famosa en América por una prosperidad económica sin precedentes que empezó tras el fin de la I Guerra Mundial, en la cual los países europeos se endeudaron con los Estados Unidos por el armamento que éste les había suministrado. Además, con Europa arrasada por la guerra, los Estados Unidos se convirtieron en el principal exportador de productos. La economía norteamericana creció rápidamente, causando un aumento en el consumo y esto a su vez, (lo que tan bien conocemos en esta década) la llamada burbuja especulativa. Fueron unos años de gran optimismo y bienestar. Todo acabó, finalmente, con el crack de la bolsa de 1929, que dio inicio a la Gran Depresión.

En la obra, todo este contexto está representado en la figura de Jay Gatsby, un millonario que organiza extravagantes fiestas en su mansión todas las noches. Su estilo de vida no es más que un intento de llamar la atención de Daisy, una mujer casada con la que tuvo una relación romántica años atrás. Por su parte, Daisy ejemplifica las expectativas sociales de género de la época: su rol en la sociedad es el de una mujer de elevado status que ha de mantener una conducta de esposa encantadora y sumisa. Depende totalmente de su marido para su seguridad económica y social.
Esta obra ha tenido muchas interpretaciones. Hay quien considera que es una historia de amor, sobre todo tras ver las distintas versiones cinematográficas que se han hecho de ella (El Gran Gatsby interpretada por Robert Redford y Mia Farrow y posteriormente por Leonardo Di Caprio). Sin embargo, la historia trata también sobre la aspiración humana a empezar de cero, la traición de los propios ideales y la política social y su brutalidad, con lo cual se ha interpretado también como un aviso de lo decrépito del sueño americano.

También se dice de El gran Gatsby que es una crítica a la sociedad de la época, una sociedad inmoral en la que había una gran diferencia de clases. El trágico final del protagonista simboliza el final de esta época, que dejó paso a una década de depresión y pesimismo. 
Sin duda, El gran Gatsby es una obra con un trasfondo de lo más interesante… Así que ya sabéis, no os perdáis El gran Gatsby, el manga y si queréis, luego pasaros a ver alguna de las pelis 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here