Así se imagina Roberto Santalla (@roobre) que hubiera sido el título de Así habló Zaratustra si nuestro querido Nietzsche en lugar de ser alemán hubiera sido un poco más hispánico. Y quizá en esa versión española el espíritu se hubiera convertido en toro (en lugar de en camello) para pasar después a lince ibérico (en lugar de en león) y acabar finalmente, convertido en niño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here