La justicia según Sandel

En
En "Justicia", el filósofo Michel J. Sandel aborda muchos dilemas morales. Es su libro más logrado desde un punto de vista pedagógico, pues recoge en él la sabiduría que ha ido atesorando durante su ya larga vida académica.

El filósofo estadounidense Michel J. Sandel acaba de ser galardonado con el premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. Sus clases sobre justicia, que lleva impartiendo durante más de 30 años en la Universidad de Harvard, han batido todos los récords de asistencia: es el curso que ha reunido al mayor número de alumnos en la historia del centro.

Por Gabriel Arnaiz, profesor de filosofía

El libro Justicia. ¿Hacemos lo que debemos?, de Sandel, editado por Debate, nos introduce en las cuestiones éticas y políticas más candentes de la actualidad utilizando numerosos ejemplos de la vida cotidiana, con el propósito de fortalecer la vida pública.

Dilemas morales

El filósofo Michael Sandel en una imagen del 11 de junio de 2016. Foto: Stephanie Mitchell (Asamishkin). Imagen distribuida por Wikimedia Commons bajo licencia CC BY-SA 4.0.
El filósofo Michael Sandel en una imagen del 11 de junio de 2016. Foto: Stephanie Mitchell (Asamishkin). Imagen distribuida por Wikimedia Commons bajo licencia CC BY-SA 4.0.

¿Estuvo bien que los hoteleros de Nueva Orleáns subieran los precios de sus habitaciones cuando ocurrió el desastre del Katrina, a raíz del aumento de la demanda? ¿Es justo que los ciudadanos hayamos tenido que financiar a los bancos, que son los principales causantes de la crisis financiera del 2008? ¿Estarías dispuesto a torturar a un terrorista que supiese el paradero de una bomba que puede matar a cientos de víctimas inocentes? ¿Y a su hijo? ¿Es justo que un ciudadano del primer mundo pague a una persona del tercer mundo (o a un ciudadano de su país con menos recursos económicos) por un riñón que necesita urgentemente para vivir? ¿Es justo que Cristiano Ronaldo o Messi cobren tanto dinero? ¿Se puede ser una buena persona si no se participa en política? ¿Debe el Estado ser moralmente neutro? Y la vida, ¿es injusta?

Estas son algunas de las muchas cuestiones que el filósofo estadounidense Michel J. Sandel aborda en este libro, sin duda el más logrado, al menos desde un punto de vista pedagógico, pues ha vertido aquí la sabiduría que ha ido atesorando durante toda su vida académica. De hecho, el libro se ha convertido en un súperventas y ha vendido ya más de un millón de ejemplares en todo el mundo.

Sandel ha vertido en este libro la sabiduría que ha ido atesorando durante toda su vida académica

Sandel es un filósofo que, poco a poco, empezaba a ser conocido en nuestro país, especialmente desde que una pequeña editorial catalana se decidiera a traducir dos de sus obras: Contra la perfección. La ética en la era de la ingeniería genética (2007, Marbot) y Filosofía pública. Ensayos sobre moral en política (2008, Marbot). El premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018 recién concedido ha sido el espaldarazo final.

En sus obras anteriores mencionadas ya pudimos comprobar la gran capacidad didáctica que tiene Sandel para presentar los mejores dilemas morales con los que acercar los problemas éticos a un público no especializado (como el de esa pareja de lesbianas sordas que decidieron concebir un hijo que también fuese sordo como ellas). Pero es en esta obra, Justicia, donde Sandel ha alcanzado una maestría casi inigualable.

"Justicia. ¿Hacemos lo que debemos?", de Michael J. Sandel, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018, publicado por la editorial Debate.
“Justicia. ¿Hacemos lo que debemos?”, de Michael J. Sandel, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018, publicado por la editorial Debate.

El libro está basado en un curso de introducción a la filosofía política que el autor lleva impartiendo desde hace más de treinta años en la Universidad de Harvard. Como él mismo afirma, “la filosofía política se presta a la discusión, y buena parte de la gracia de la asignatura estriba en los contraargumentos con los filósofos, entre sí y conmigo”. El curso ha tenido tanto éxito que, en los últimos años, se ha celebrado en un anfiteatro, ya que los alumnos matriculados excedían del millar (en el año 2007 fue el curso con mayor seguimiento de todo Harvard), y la universidad decidió filmar en vídeo las clases y subirlas a la red (están disponibles en YouTube). Un simple dato: la primera clase (donde Sandel plantea a su multitudinaria audiencia uno de los dilemas morales más debatidos en la filosofía analítica, el del tren desacarrilado —¿desviarías un tren que viaja sin control a una vía muerta en la que hay una persona para salvar la vida de otras seis o dejarías que el tren siguiese su fatídico curso sin hacer nada?­—, para que lo analice y discuta) la han visto ya más de ocho millones y medio de personas en su versión original en inglés, y en español tiene más de 200.000 visitas. Tratándose de un curso de filosofía, esto es simplemente… ¡un milagro! (sólo conocemos a otro filósofo capaz de convocar a un público tan numeroso: Michel Onfray, quien es capaz de reunir a unas 500 personas en las clases que imparte en la Universidad Popular de Caen).

El libro es un entretenido antídoto contra la indiferencia ante las cuestiones públicas y está tan bien escrito que se lee como una novela de misterio

El objetivo de Sandel no consiste tanto en exponer una historia del pensamiento ético desde los griegos hasta la actualidad (tal como se suele hacer por estos pagos), ni una clasificación teórica entre los distintos tipos de éticas existentes (¿qué utilidad puede tener eso para el ciudadano de a pie?), sino que su interés se centra en mostrar la importancia de reflexionar en profundidad sobre los grandes problemas éticos y políticos en los que estamos inmersos y de los que no podemos sustraernos. El libro es un entretenido antídoto contra la indiferencia ante las cuestiones públicas y está tan bien escrito que se lee como una novela de misterio. ¿Cómo lo consigue el autor? Intercalando continuamente dilemas morales, ejemplos que entresaca de la realidad, anécdotas, referencias a la cultura contemporánea (ya sea un anuncio de un refresco, un capítulo de los Simpson o Madonna), que utiliza para acercar el problema a un lector ajeno a la filosofía e ilustrar las diferentes posturas en juego.

Conocer y evaluar con pensamiento crítico

¿Por qué hay que leer este libro? En primer lugar, para ser conscientes de cuáles son nuestras opiniones sobre las grandes cuestiones sociales y políticas de nuestro tiempo (y cuáles son las otras posturas posibles, sus argumentos y críticas a nuestras posición); en segundo lugar, para conocer cuáles son los principios que fundamentan nuestras opiniones y, por último, para evaluar críticamente estos puntos de vista, ver sus puntos flacos, sus debilidades y sus objeciones (desde otras perspectivas posibles). O dicho de otra forma: para que, como ciudadanos, tengamos una opinión política sólidamente formada. Porque, como dice el autor, “a veces un argumento puede cambiar nuestras ideas”.

A los profesores de filosofía les servirá para abastecerse de un buen número de dilemas morales con los que iniciar sus clases, pues “la reflexión moral emerge de forma natural con un problema moral difícil”. Se acrecentará su sensibilidad para detectar otros posibles ejemplos que puedan servir como desencadenantes de una discusión filosófica, así como una mayor disponibilidad ante el enfoque socrático. Y si siguen siendo partidarios del enfoque tradicional, para que sus clases se acerquen a los problemas de la gente ordinaria, sean más interesantes y más atractivas para sus alumnos. ¿O no es eso lo que todos los profesores deseamos en el fondo?

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre