"Diógenes buscando a un hombre justo", de Jacob Jordaens (1642, Gemäldegalerie Alte Meister) / Imagen: Hans Peter Klut y Elke Estel.

La filosofía cínica fue fundada en la segunda mitad del siglo por Antístenes, quien reinterpretó la doctrina socrática considerando que la civilización no era necesariamente un bien y que la felicidad y la virtud se hallaban en lo opuesto que esta parecía promover: una vida sencilla y acorde con la naturaleza. Requisitos que se esforzó en cumplir el cínico por antonomasia, Diógenes.

Por Jaime Fdez-Blanco Inclán

Para Antístenes –que fue el primero de los discípulos de Sócrates– y el resto de los cínicos, el hombre lleva en sí mismo los elementos necesarios para ser bueno y feliz. Para lograr tal objetivo es necesario conseguir, mediante la razón y la práctica, la autonomía personal. Y es que, ante todo, lo que el cínico busca es ser libre, incluso de sí mismo. Libre de sus sentimientos, de sus deseos, de sus posesiones, de sus amistades, de sus penas, etc.

Cuanto menos, más

"La secta del perro", de Carlos García Gual (Alianza).
“La secta del perro”, de Carlos García Gual, y “Vidas de filósofos cínicos”, de Diógenes Laercio (Alianza).

Puesto que el hombre más feliz es aquel que tiene menos necesidades y preocupaciones, los cínicos apostaron por despreciar no solo la riqueza en sí, sino también cualquier preocupación material innecesaria. De esta manera, limitaban sus posesiones al máximo y vivían únicamente con lo que podían cargar sobre su espalda.

Los cínicos, y en especial Diógenes, practicaban la “anaideia”, que puede traducirse como “irreverencia”. Es lo que explica el peculiar y excéntrico carácter de nuestro protagonista, que disfrutaba criticando y provocando a la sociedad de su época. La moral cínica fue parcialmente absorbida por el estoicismo, si bien no de la misma manera. Si el cínico se muestra crítico con lo que considera que son los males de la sociedad y decide dejárselo claro a esta con sus acciones, el estoico lo enfoca de otro modo, siendo la manera de cambiar la situación imperante a través de la virtud, esto es, dando ejemplo y viviendo de manera virtuosa.

El estado fundamental del cínico es la autarquía, la independencia de todo condicionamiento externo. Es ahí donde encuentran ellos la felicidad y la virtud: en no depender de nadie más que de uno mismo. Estas ideas se tradujeron en una forma de vivir bastante similar: todos los cínicos llevaban barba (los hombres, al menos) y pelo largo (o, al contrario, rapado muy corto), ropa vieja, un zurrón y un bastón. Para poder prescindir de caprichos, no se permitían nada más que aquello que pudieran llevar a cuestas y, por supuesto, se oponían a leyes, instituciones, convenciones sociales, costumbres y tradiciones. Nada que pudiera suponer una atadura.

La filosofía de Diógenes no se entiende como un corpus cerrado. Y la razón es que apenas escribió nada y, como su vida fue tan curiosa, ha terminado por eclipsar a su pensamiento.

Al igual que muchos otros filósofos cínicos, la obsesión de Diógenes fue alcanzar una vida plena y recta, llena de virtud y carente de vicios. Los cínicos valoraban especialmente el autocontrol de las pasiones y los deseos, pues esto los llevaba a lo que consideraban que era la más grande virtud: la independencia, que les hacía libres de los demás y de sí mismos. No necesitaban nada ni a nadie para vivir.

Al igual que su maestro Antístenes, Diógenes consideraba que para ser un hombre virtuoso era necesario eliminar todas las necesidades que no fueran vitales. Además, culpaba a la sociedad del origen de estas necesidades, de modo que se pasó media vida tratando de demostrarle a la misma lo tonta e ignorante que era. Eso sí, los cínicos criticaban a la sociedad y la ponían en evidencia con sus actos, pero no trataban de reformarla activamente. No tenían ese objetivo. Lo único que querían era rechazarla.

Una actitud crítica ante todo

Como azote de la sociedad, Diógenes fue, si no el inventor, sí uno de los primeros hombres que abogó por el cosmopolitismo, pues se definía a sí mismo como un “ciudadano del mundo”, negándose a que le atribuyera un hogar o lugar de origen como tal. Puestos a criticar, Diógenes criticaba hasta lo que, en principio, parece estar bien. Consideraba estúpidas la gimnasia y las disciplinas deportivas, pues creía que era tiempo despilfarrado que mejor podía aprovecharse tratando de ser uno más virtuoso y más sabio. Respetaba, eso sí, otras artes, como la caza o la pesca, pues ayudaban al hombre a ser autónomo y a procurarse comida. Todo lo demás no eran más que tonterías para él.

Diógenes fue uno de los primeros que vio claramente un dogma que se ha repetido muy a menudo a lo largo de la historia: que vivir, si uno controla o renuncia a sus deseos, es bastante sencillo. Los estúpidos –tal como los calificaba sin cortarse un pelo– se esfuerzan en trabajos agotadores que les roban la vida, compran cosas que no necesitan y persiguen placeres superfluos que los frustran y empobrecen. Los sabios, por el contrario, sabe dónde empieza el problema –deseos y necesidades– y los cortan de raíz. Estas enseñanzas, de hecho, han sido bastante comunes a lo largo de la historia, estando presentes en otras corrientes, como el budismo, el confucianismo, ciertas religiones y, como no podía ser de otra manera, en la corriente filosófica que más bebió del cinismo: el estoicismo de Zenón de Citio.

"La filosofía cínica en la antigüedad y su legado, de M. Goulet-Caze y R. Bracht (Seix Barral).
“Los cínicos. El movimiento cínico en la antigüedad y su legado”, de M. Goulet-Caze y R. Bracht (Seix Barral).

Diógenes también cuestionaba la importancia de los conocimientos de otros. En su opinión, escuelas, academias, liceos, etc. no eran más que un ejercicio de enorme soberbia por parte de los filósofos que las dirigían. Él defendía que un pensamiento propio u original era diez veces mejor que las enseñanzas dadas por cualquier otro, pues de esa manera, si errábamos, podíamos enmendar nuestros propios errores. Además, para él la sabiduría era un fin en sí mismo, estando todo hombre o mujer capacitado para alcanzarla con su esfuerzo.

De la misma manera que Diógenes fue discípulo de Antístenes, de él lo fue Crates (de Tebas), un ciudadano rico y de buena posición social que lo abandonó todo para seguir a nuestro protagonista. Tan cínico como el que más, pero menos polémico, Crates escribió numerosas obras literarias en las que trataba de inculcar indirectamente las ideas del cinismo. De esta manera, ofreciendo su filosofía de un modo más agradable e interesante, consiguió transmitir las ideas de su maestro masivamente.

Cínico, hoy

El concepto de cinismo ha ido mutando con el paso del tiempo. Hoy poco entienden por cínico a alguien perteneciente a esta doctrina filosófica, sino a quien es mentiroso o tendente a no creer en la sinceridad y la bondad humana. Probablemente hemos escuchado la palabra “cínico” miles de veces durante nuestra vida y siempre con una connotación negativa: el falso, el sinvergüenza, el mentiroso, etc. Y lo curioso es que, si nos atenemos al papel y la personalidad de Antístenes, Diógenes, Crates, Hiparquia y Menipo, no es en absoluto exacta.

Los cínicos, del griego Kynicos, adjetivo de Kyon (“perro”), fueron conocidos como los “filósofos perros”, por el modo de vida sencillo, libre y ajeno a las normas sociales que habían escogido. Podían ser muchas cosas, pero en modo alguno eran unos hipócritas. Muy al contrario, se contaban entre las personas más brutalmente sinceras de la historia: criticaban sin importar el cargo de su interlocutor, desobedecían toda ley con la que no estuvieran de acuerdo y no adecuaban sus acciones a las ventajas que estas les pudieran provocar. Lo cínicos no se vendían.

Otro aspecto que llama la atención hoy es cuando se habla del desorden psicológico conocido como ”síndrome de Diógenes”. Este trastorno de la conducta se caracteriza por la acumulación de forma compulsiva de todo tipo de materiales, especialmente basura, de manera que los que lo padecen suelen terminar viviendo en condiciones infrahumanas e insalubres. No deja de tener guasa que deba su nombre a Diógenes de Sínope, un hombre que no es que no acumulara cosas, sino que despreciaba casi todo. Diógenes no tenía posesiones y defendía justamente lo contrario de este síndrome: despojarnos de todo aquello que fuera innecesario para poder vivir la vida del modo más libre de ataduras posible.

Parece que, pese a los siglos transcurridos, aún no hemos comprendido bien las enseñanzas de Diógenes y los cínicos. Tal vez sea precisamente ese el gran problema del mundo actual: que no hay nadie brutalmente honesto que nos despierte de nuestras erróneas costumbres.

Hablando de cínicos…

“Probablemente los asnos se rían de ti, pero no te importa. Así, a mí no me importa que los hombres se rían de mí”
Diógenes

“El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe”
Diógenes

“La sabiduría sirve de freno a la juventud, de consuelo a los viejos, de riqueza a los pobres y de adorno a los ricos”
Diógenes

“El movimiento se demuestra andando”
Diógenes

“Un pensamiento original vale por mil citas insignificantes”
Diógenes

“Se debe convertir el alma en una fortaleza inexpugnable”
Antístenes

“Consulta el ojo de tu enemigo, pues es el primero que ve tus defectos” Antístenes

“Las pasiones tienen causas y no principios”
Antístenes

“Los cuervos devoran a los muertos, y los aduladores a los vivos”
Antístenes

“El cinismo es la única forma bajo la cual las almas bajas rozan eso que se llama sinceridad”
Friedrich Nietzsche

Para saber más sobre Diógenes… La vida de Diógenes, el gran agitador de conciencias

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre