Tal y como os contamos en la entrada anterior, en La enfermedad mortal, Kierkegaard trata el tema de la desesperación, que él consideraba una enfermedad mortal. Hoy en el blog queremos profundizar un poco más en esto… ¿nos acompañáis? 😉
Lo primero a tener en cuenta es que el hombre es espíritu, lo que se considera como el “yo”, y también es una síntesis entre finitud e infinitud.
Según Kierkegaard, la desesperación es una enfermedad del espíritu y se puede aparecer en tres formas: 
  1. el desesperado que no sabe que tiene un “yo”, 
  2. el desesperado que no quiere ser sí mismo y 
  3. el desesperado que sí quiere.

Aunque Kierkegaard habla de la desesperación como de una enfermedad mortal, no creáis que se refiere a la muerte propiamente dicha, ya que nadie se muere de desesperación, fisiológicamente hablando. Lo que quiere decir el autor es algo mucho más profundo:


la desesperación representa la total ausencia de esperanzas, hasta la de poder morir. 

Por lo tanto, estar desesperado es la mayor desgracia que puede ocurrirle a un ser humano. La desesperación es la perdición en sí misma.

Es un «un estar muriendo eternamente, muriendo y no muriendo, muriendo la muerte, pero morir la muerte significa que se vive el mismo morir».

Ya sabéis si queréis saber más del tema, leed La enfermedad mortal, el manga… y no os desesperéis en el intento 😉

2 Comentarios

  1. Hola me encanto la Propuesta, y a lo que se dedican. Es algo sin Igual!

    Estaria interesado en Adquirir varios de los titulos, y saber cuales más poseen?

    Les dejo mi Mail, para que me inquen como hacer.

    hncmagic@live.com

    Héctor atte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here