La leyenda de Fausto ha servido a lo largo de la historia de inspiración para obras musicales, cinematográficas y literarias. En el Fausto de Goethe, que ya podéis leer en versión manga, encontramos un ejemplo. Pero… todas las leyendas tienen un origen, ¿verdad? 😉 
Mucho se ha hablado acerca de cuál podría ser el origen del mito de Fausto. Todas las hipótesis apuntan al mismo personaje: Johann Georg Faust, un alquimista y mago que nació en 1480. Se desconoce la fecha de su muerte.
En la obra de Goethe encontramos a Fausto, un hombre que poseía grandes conocimientos, pero que se sentía insatisfecho porque quería más. De Johann Georg Faust se sabe que alcanzó cierta fama tras graduarse en la universidad de Heidelberg por sus conocimientos de artes y de ciencias
La vida del Fausto histórico está envuelta por un halo de misterio a causa del cual no sabemos mucho más de él. Algunos escritos de la época hablan de él y dicen que, cuando llegó a Wurzburgo, empezó a presumir de que él podría hacer todo lo que había hecho Jesucristo siempre que quisiera. También se vanagloriaba de ser el mejor alquimista y de poder hacer todo lo que la gente quería. En una carta que escribió el abad Johannes Trithemius al astrólogo Johannes Virdung, se dice que ocupó el cargo de director de la escuela de Kreuznach, pero que fue descubierto “abusando infamemente de chicos y, cuando el asunto salió a la luz, huyó para escapar de la condena inminente.” (Fuente)
Ya en vida de Johann Georg Faust, se crearon leyendas que hablaban de la supuesta relación del nigromante con Satanás. Supuestamente, le vendió su alma, para acabar muriendo de forma violenta en una fonda de Stauffen. 
Las primeras interpretaciones del mito de Fausto surgieron en Alemania, hacia el año 1587. La primera de ellas, de la que desconocemos al autor, llevaba por título The Historie of the Damnable Life and Deserved Death of Doctor John Faustus (La historia de la vida damnable y muerte merecida del doctor John Faustus). Lo imprimió y publicó el librero Johann Spies, y fue el libro que inspiró más adelante a Christopher Marlowe para su obra The Tragical History of Doctor Faustus. Posteriormente, el escritor Gotthold Ephraim Lessing escribió el primer drama en el que Fausto se redimía, camino que también tomó Goethe cuando creó la interpretación de Fausto más conocida de todos los tiempos y que sería una de las obras cumbre de la literatura alemana. 
Así pues, vosotros qué creeis: ¿hasta qué punto es cierto lo que se dice sobre el doctor Fausto? Esperamos vuestras opiniones! Mientras, no olvidéis que, para saber más sobre el mito, podéis comenzar leyendo Fausto, el manga. 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here